miércoles, 24 de mayo de 2017

Topónimos de la montaña palentina en paleontología.

Revilloceras barruelense
Revilloceras barruelense
La geología, como cualquier otra ciencia, está plagada de nombres extraños y áridos, difíciles de recordar y que nos suelen "echar para atrás" cuando los vemos, pero hay algunos que merecen especial interés y que creo os van a gustar. Entre tanto latinajo nos encontramos con nombres familiares de nuestra comarca, todos con su historia, que paso a contaros. 
Luis José Sardina es un gran amigo del CIM de Barruelo, además de un estudioso de la geología de nuestra zona, así que le he pedido que nos cuente estas historias. Os dejo con sus palabras.

La clasificación de los seres vivos se hace de una manera jerárquica, así cada grupo se incluye en uno mayor siguiendo el siguiente orden: las especies en conexión se agrupan en géneros;los géneros en familias; las familias en órdenes; los órdenes en clases; las clases en tipos o filos (los botánicos prefieren usar el término división) y los filos en reinos. La base de la clasificación biológica es la especie. Todos tenemos una idea de lo que es una especie y usamos el término coloquialmente: los perros constituyen una especie, las rosas otra, nosotros otra etc. Podemos definir como especie al conjunto de seres vivos que pueden cruzarse entre sí para dar una descendencia viable. Para que cada especie, tanto viva como extinta, sea reconocida y aceptada en el mundo entero se la describe utilizando un nombre binario. Este nombre es una combinación de dos palabras en latín; género más especie y se acompaña con el apellido del autor que lo describió y lo publicó por primera vez. Así por ejemplo el lobo sería: Canis lupus, Linnaeus.

Estos nombres científicos, que se utilizan tanto para identificar ciertos ejemplares como para referirse a determinadas especies se rigen por un sistema de normas muy estricto, este sistema ha sido estandarizado en un código que sirve para que cada especie tenga un nombre científico sin posibilidad de duda o equivocación. Todas las letras del nombre han de ir en itálicas y la primera letra se escribe con mayúscula .

La mayoría de los nombres científicos suelen resultar totalmente incomprensibles y faltos de significado para la gente corriente, debido al desconocimiento que hoy tenemos del griego y el latín. Pero si repasamos con cuidado los nombres de ciertas especies fósiles descritas en nuestro valle, veremos que nos “suenan” a algo más. Vamos a describir alguna de ellas y cómo surgió su nombre.

Numerosos especímenes tanto de flora como de fauna recogidos durante las campañas realizadas en los años 50 y 60 del siglo pasado por estudiantes de Leiden (Holanda), fueron examinados y descritos posteriormente. Vamos a describir algunos de ellos:
Lithostrotionella  orboensis
Lithostrotionella  orboensis

G.E. de Groot en un trabajo sobre Corales Rugosos describe entre otros: Lithostrotionella orboensis , Arachnastraea orboensis. Ambos recolectados en las calizas que se encuentran al lado del pueblo de Orbó.

Arachnastraea  orboensis
Arachnastraea  orboensis
Fusulinella branoserae
Fusulinella branoserae

A.C. van Ginkel describe Fusulinella branoserae van Ginkel, 1957, un foraminífero (protozoo) encontrado en las calizas situadas en el rio Rubagón, debajo de Brañosera.

Revilloceras barruelense
Revilloceras barruelense

Wagner-Gentis ha descrito numerosos fósiles recogidos en las calizas de Peña Ruz (Revilla) y Peñas de Villabellaco en los años 50 del siglo pasado. Definiendo entre ellos un nuevo género y varias especies de Moluscos cefalópodos (Goniatites). Revilloceras globosum ; Revilloceras barruelense , Pseudogyrtioceras villabellacoi; Winchelloceras palentinus

Winchelloceras palentinus
Winchelloceras palentinus

Todos ellos citan los nombres de los pueblos donde se recogieron los distintos especímenes. Un caso curioso es el siguiente: En la entrada del bar de Porquera había una laja de piedra que contenía varios fósiles de goniatites. La losa, situada a la entrada del local, servía para que los parroquianos se limpiaran los pies antes de entrar. Roberto Wagner y su mujer la “rescataron”, describiendo una nueva especie: Dombarites cantina Wagner-Gentis

Dombarites cantina
Dombarites cantina


Roberto Wagner a lo largo de su dilatada carrera ha estudiado y descrito numerosos géneros y especies de flora fósil del Carbonífero, muchos de ellos recogidos en los años 50 del siglo pasado en la Cuenca de Barruelo. Destacamos entre ellos: Alethopteris barruelensis Wagner. Recogido por primera vez en Peñacorba a 275m de profundidad entre las capas X y XI.

Alethopteris barruelensis
Alethopteris barruelensis

John A. Knight hizo su tesis doctoral sobre la flora de la Cuenca de Sabero (León) en los años 80 del siglo pasado. En ella describe algunas especies de helechos fósiles, varias de la cuales fueron recogidas por primera vez en Barruelo y Vallejo por R. H. Wagner, quien dirigió su tesis, cediéndole especímenes a J. Knight para ayudar en su descripción.

Pecopteris apicalis
Pecopteris apicalis


Pecopteris apicalis Knight. Recolectado en la escombrera del pozo Campesinos en Vallejo.

Pecopteris bredovii Germar. Recogido en el pozo Calero (Barruelo).

Pecopteris camertonensis Kidston . Recuperado en la escombrera del pozo Peñacorba (Barruelo).

Pecopteris clarkii Lexquereux. Recogido en la escombrera general de Barruelo.

Todos estos nombres y numerosos más, referidos a lugares y pueblos de la Montaña Palentina, han quedados reflejados en la literatura científica, mostrando así la importancia de las especies fósiles descritas en esta parte de la Cordillera Cantábrica y su contribución a la Historia Geológica.


Óliver del Nozal

miércoles, 10 de mayo de 2017

El carbón vegetal. El primer carbón usado por el hombre.

Pila de madera para hacer carbón vegetal
Pila de madera para hacer carbón vegetal

En este blog nos centramos en contaros todo lo relacionado con el mineral que ha marcado la historia de nuestra pueblo y de la humanidad en general. El carbón mineral fue clave para el desarrollo de la máquina de vapor y la revolución industrial, pero no es el único carbón que ha propiciado el desarrollo de los seres humanos. 
El carbón vegetal se lleva utilizando por nuestros ancestros desde el descubrimiento del fuego y hoy en día sigue presente en nuestras vidas. A lo largo de las siguientes líneas, iremos descubriendo qué es, cómo se produce y para qué se utiliza esta "madera carbonizada".

Empezamos por el principio. ¿Qué es el carbón vegetal? ¿Os acordáis del artículo en el que explicaba la formación de coque? Pues esto es algo parecido, pero en vez de carbón, "destilamos" madera. El carbón vegetal es el producto de calentar madera a altas temperaturas en ausencia de oxígeno. El resultado es un material de color negro, frágil y con un alto poder calorífico debido a su elevado contenido en carbono (en torno al 98%).


Diagrama de una carbonera
Diagrama de una carbonera

El sistema de fabricación del carbón vegetal varía de un sitio a otro, pero lo más habitual en nuestro país ha sido la creación de carboneras, enormes pilas de madera cubiertas de arcilla. El carbonero hace una tala selectiva para evitar agotar los recursos naturales que le dan sustento, coloca la madera en forma de pirámide y lo cubre con arcilla y musgo. Debe realizar una chimenea en el centro y unos respiraderos en la base para que el fuego no se apague y alimentarlo con maderos de forma regular. Transcurridas 3 o 4 semanas, la madera se ha convertido en carbón. Cuando el humo salía amarillento, el proceso había finalizado y se abría la pila para sacar el negro combustible que se veía reducido en un 80% respecto al peso inicial de la madera. El carbonero se encargaba del transporte y venta por los pueblos de la zona.
La madera más demandada es la de encina ya que es muy compacta, pero también se hace de roble, pino, eucalipto...
Otro de los sistemas de formación de carbón vegetal es el de los hornos subterráneos, más común en África y algunos países de Sudamérica.

El primer uso que se le dio a este material fue el de pigmentación, ya sea para perfilar los dibujos en el arte rupestre o sobre la piel de los habitantes de las cavernas que lo utilizarían como adorno o camuflaje en las cacerías. Aunque no era carbón vegetal propiamente dicho, podemos considerar como tal a los troncos quemados de las hogueras.
El uso más extendido es como combustible, muy importante para el desarrollo de la metalurgia en la edad del hierro. Las altas temperaturas que alcanzaban las forjas permitían fundir los metales para la fabricación de armas y herramientas. 
Actualmente se sigue utilizando para calentarse y cocinar, sobre todo en países en vías de desarrollo. Como dato curioso, un tercio de la población mundial sigue cocinando quemando madera. En España, el uso que le damos en la calle es para hacer barbacoas y parrilladas.
Al ser un material poroso, se ha utilizado como filtro natural, principalmente de agua y estas propiedades se conocen desde hace más de 2.500 años. El carbón activo está presente en todos los filtros que requieren un nivel muy alto de eliminación de partículas.



Uno de los mayores problemas de la producción de carbón vegetal es la deforestación, que en algunos países se hace de forma indiscriminada e ilegal por parte de los habitantes del medio rural. Un buen aprovechamiento de los recursos puede garantizar que la gente siga pudiendo utilizar el carbón al mismo tiempo que los bosques no se vean mermados, lo que ocasionaría un aumento de la desertización. La generación de gases de efecto invernadero, tanto durante su producción como en su combustión, es otro problema que hay que atacar. El uso de hornos más avanzados puede reducir la emisión de estos gases entre un 60% y un 80%, por lo que la sostenibilidad de estos procesos es factible. El problema está en llegar a las zonas rurales para enseñar a los habitantes locales la forma correcta de hacer las cosas.

Como podéis ver, tanto un carbón como el otro, han sido muy importantes para el progreso de los humanos y aunque los orígenes de ambos son diferentes, los usos son muy parecidos. 
Si quieres saber más sobre cualquier tema relacionado con el carbón, acércate a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal

miércoles, 26 de abril de 2017

El penitente. ¿El peor trabajo del mundo?

Penitente minero simonin
El penitente minero (ilustración de Simonin)

Hoy voy a hablaros del que posiblemente sea el peor trabajo del mundo, pero eso lo dejo a vuestro juicio. Hablamos del penitente.
Ha pasado mucho tiempo y casi no hay registros escritos sobre este oficio, pero tenemos un par de referencias en la literatura. La primera se encuentra en el libro "Las Indias Negras", de Julio Verne (1877) y las segunda en "Germinal", de Émile Zola (1885). Ambas novelas que tratan el tema de la minería del carbón, la primera en Inglaterra y la segunda en Francia.

Explosión de grisú
Explosión de grisú (Ilustración de Simonin)

Como bien sabéis, en algunas minas de carbón (especialmente las de hulla) se genera un gas explosivo y asfixiante, compuesto en su mayoría por metano y que se conoce como grisú. Este gas se acumula en la parte alta de las explotaciones, ya que pesa menos que el aire, no huele y es insípido, por lo que su detección ha sido un gran problema hasta que Davy inventó la lámpara de seguridad en 1815.
Este problema se debía a que en el interior de la mina y por aquellos años, la única manera de poder ver era con fuego: candiles, velas, antorchas... Al tratarse de un gas inflamable, los mineros corrían el peligro de que al entrar en contacto con las llamas explotase mientras se encontraban trabajando.

El penitente minero
Penitente (Ilustración de José Frappa)

Sabemos que en el siglo XVIII se explotaban minas de carbón, pero ¿cómo lo hacían? Aquí es donde entra en juego el penitente. Según los textos encontrados, este hombre se introducía en la mina cubierto de sacos, sábanas o telas gruesas empapadas en agua. Sólo se veían de él las manos y los ojos y esta apariencia recuerda a la de los nazarenos de Semana Santa. Se adentraba en la mina una hora antes de cada turno, arrastrándose por el suelo para evitar morir asfixiado por el grisú y con una larga pértiga con una vela en la punta. Al ir avanzando por las galerías, el fuego inflamaba el gas y se creaban explosiones más o menos grandes, que en ocasiones acababan con la vida del penitente. Las telas húmedas eran un intento de evitar que la deflagración calcinara al minero que se hacía un ovillo y rezaba para poder contarlo.
Este oficio era el mejor pagado debido a su peligrosidad y solían aceptarlo ancianos, tullidos que no podrían ganarse la vida de otra forma o gente que prefería tener el bolsillo lleno para gastar en vicios. Aún así, la elevada tasa de mortalidad hacía que faltaran voluntarios, por lo que en ocasiones se ofrecía a presos a cambio de una reducción de condena o incluso la libertad.

Estatua del penitente en la escuela de minas de Madrid
Estatua del penitente en la escuela de minas de Madrid (imagen tomada de lucesenlasminas.blogspot.com.es)

A partir de 1815 el oficio fue desapareciendo ya que no era necesario y se extendió el uso de las lámparas de seguridad, aunque sabemos que a mediados del siglo XIX aún existía en algunas minas, incluso en España. Se han encontrado artículos que hablan de las minas de Sevilla (Villanueva del Río) y de Palencia (en aquella época, en la provincia solo tenían gas las de Barruelo de Santullán y Orbó). En ocasiones, la ventilación no es todo lo eficaz que debiera y el grisú se podía acumular. Con la lámpara de seguridad se sabía de la presencia del gas, pero había que dejar el trabajo ya que no se eliminaba. En esas circunstancias, el penitente entraba con la lámpara para detectar la zona con gas, prendía fuego a una antorcha y la arrojaba a la zona gasificada para quemarlo. 
Este oficio ha perdurado como apodo de algunos vecinos conocidos como los "penitentes".

Óliver del Nozal

miércoles, 19 de abril de 2017

Conferencia "La Mula en la Mina" en Sabero

cartel la mula en la mina
Cartel de la conferencia "La Mula en la Mina"

El pasado 8 de abril, nuestro compañero Fernando Cuevas dio una conferencia sobre "La Mula en la Mina" en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, en Sabero.
Hasta el museo se acercó gran cantidad de gente para aprender y conocer sobre estos animales tan importantes para el desarrollo de la minería en nuestra zona. 
Se trataron temas de todo tipo; desde los aspectos biológicos, cría y cuidados, hasta lo relativo a la historia de los animales en el mundo clásico, la edad media y nuestros tiempo. 
La segunda parte de la charla versó sobre la mula en la mina, sus usos, cuidados, trabajo y la relación con sus cuidadores y empresarios.
Durante más de una hora, el público pudo comprender mejor todo lo relacionado con estos nobles compañeros de trabajo y realizar todas las preguntas que se les ocurrieron. Incluso un caballista contó anécdotas de su trabajo en las minas leonesas.

Como podéis ver, nuestro compromiso con la difusión es constante y un año más seguimos investigando para que podáis conocer algo mejor este mundo tan oscuro que es el de la mina.
Conferencia "La Mula en la Mina" en el MSM de Sabero
Conferencia "La Mula en la Mina" en el MSM de Sabero


Conferencia "La Mula en la Mina" en el MSM de Sabero
Conferencia "La Mula en la Mina" en el MSM de Sabero

Conferencia "La Mula en la Mina" en el MSM de Sabero
Conferencia "La Mula en la Mina" en el MSM de Sabero

Conferencia "La Mula en la Mina" en el MSM de Sabero
Conferencia "La Mula en la Mina" en el MSM de Sabero

Lucinao Patiño, caballista que intervino en la conferencia "La Mula en la Mina"
Lucinao Patiño, caballista que intervino en la conferencia "La Mula en la Mina"

Lucinao Patiño, caballista que intervino en la conferencia "La Mula en la Mina"
Lucinao Patiño, caballista que intervino en la conferencia "La Mula en la Mina"

Óliver del Nozal

miércoles, 12 de abril de 2017

II Certamen Internacional de Relatos Cortos sobre la Minería del Carbón del CIM de Barruelo
II Certamen Internacional de Relatos Cortos sobre la Minería del Carbón del CIM de Barruelo
Gracias al éxito cosechado el año pasado en la primera edición, nos animamos a repetir este año. El CIM de Barruelo organiza junto con el Excmo. Ayuntamiento de Barruelo de Santullán el II Certamen Internacional de Relatos Cortos sobre la Minería del Carbón.

Podrán participar todas las personas que así lo deseen y deberán de entregar un relato con temática relacionada con la minería del carbón o la vida en las cuencas mineras del carbón, con una extensión máxima de 4 hojas.

Todos los participantes obtendrán 2 entradas para visitar el Centro de Interpretación de la Minería. ¡No te lo pierdas!

-El primer premio consistirá en una noche de hotel con pensión completa para dos personas en la Cuenca del Rubagón.

-El segundo premio será una comida para dos personas en un restaurante de la zona.

-El tercer premio será un lote de productos típicos de la zona.

Aprovecha esta gran oportunidad para conocer la zona si no la conoces aún. ¡CONTAMOS CON TU PARTICIPACIÓN!

Puedes acceder a las bases pinchando AQUÍ

Si tienes cualquier consulta, no dudes en preguntarnos en el e-mail museo@cimbarruelo.es y estaremos encantados de ayudarte.
Tienes hasta el 30 de junio de 2017 para participar.

miércoles, 29 de marzo de 2017

El panorama del carbón en España.

La minería del carbón tiene los días contados en nuestro país, pero aún quedan focos de extracción. El cierre de nuestras minas se debe a la falta de rentabilidad económica. En el momento en el que competimos a nivel global, el precio de nuestro carbón es demasiado alto y no puede competir con el de importación. Las minas españolas, por las características geológicas de sus yacimientos, siempre han tenido menos rentabilidad que las de otros países. Además hay que añadir que los salarios y las medidas de seguridad (por no hablar de la legislación medioambiental) en países como China, Chile, Ucrania, Sudáfrica... son más bajos que en España, por lo que extraer el carbón y transportarlo en barcos hasta nuestro país resulta más barato que extraerlo aquí.
Otra de las razones del cierre de muchas minas, como el caso de Barruelo, es que no se han podido mecanizar, por lo que su extracción es mucho más costosa.

En las últimas décadas, el sector se ha mantenido activo gracias a las ayudas provenientes de Europa para las cuencas mineras. Estas subvenciones son importantes para mantener el empleo en las cuencas mineras y ayudar a una transición económica y social favorable. Es sabido por todos que antes de una década no quedarán minas de carbón abiertas en nuestro territorio y toda la gente que trabaja en el sector debe encontrar una nueva ocupación. El despido masivo de todas estas personas es inviable, por lo que con estas ayudas se está haciendo de forma paulatina.

Pero vamos a empezar a hablar de cómo está actualmente el panorama del carbón en España. Para ello nos vamos a basar en los datos proporcionados por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que aunque están actualizados sólo hasta 2014, nos pueden dar una idea general de cómo se encuentra el sector.
En esa fecha, en España había 20 explotaciones de carbón activas: 3 en Aragón, 6 en Asturias, 9 en Castilla y León y 2 en Castilla la Mancha. Han habido minas en otros territorios, como Andalucía y Cataluña, pero hace tiempo que cerraron. 
Entre todas, en 2014 se extrajeron casi 4 millones de toneladas de carbón, por un valor de unos 230 millones de euros.

Atrás quedó la prohibición de que las mujeres trabajaran en la mina y aunque sigue siendo un sector eminentemente masculino, sí que podemos encontrar mujeres trabajando en interior. De los 3.840 trabajadores, 217 eran mujeres. Apenas un 6%, pero esto nos indica que nuestra percepción ha ido cambiando.


Producción de carbón por CCAA en 2014
Producción de carbón por CCAA en 2014

Castilla y León fue la comunidad con una mayor producción de carbón, extrayendo el 32,4%. Por detrás Asturias (28,6%) y Aragón (21,6%).
Actualmente en Palencia sólo queda una mina que da trabajo a una treintena de personas. Es una explotación a cielo abierto en el municipio de Muñeca en la que se extrae antracita.
Lejos quedan los años en los que las minas de la montaña palentina empleaban a miles de personas siendo de las cuencas más importantes de nuestro país.

Si quieres saber más sobre cualquier tema relacionado con el carbón, no dudes en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal

miércoles, 15 de marzo de 2017

Visita al Museo del Pozo Arnao


Museo de la mina del Pozo Arnao
Museo de la mina del Pozo Arnao

Última de nuestras excursiones, en esta ocasión al museo del Pozo Arnao (Asturias). El Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León organizó el pasado 19 de febrero una excursión al Museo de la Mina de Arnao.
Tuvimos que madrugar bastante para salir de Barruelo antes del amanecer con destino a Cistierna, donde nos recogería el autobús que nos llevaría a la costa de Avilés. Hicimos varias paradas para recoger pasajeros hasta que llenamos las 50 plazas y llegamos a Arnao sobre las 11. Por el camino pudimos ver las zonas mineras de León y Asturias y comprobar con tristeza que les espera el mismo destino que a las cuencas palentinas.

Foto de grupo en Salinas
Foto de grupo en Salinas

El día no podía ser mejor, así que mientras la mitad del grupo entraba al museo, nosotros dimos un paseo por la playa de Salinas y visitamos el museo de las anclas. Un paseo totalmente recomendable si estás por la zona donde harás unas fotos preciosas desde el mirador.

Foto de grupo frente al Pozo Arnao
Foto de grupo frente al Pozo Arnao

Llega la hora de nuestro pase y nos acercamos al museo. Atravesamos un arco de ladrillo y cruzamos un paseo junto al mar, viendo al fondo varios edificios. Lo primero que nos llama la atención es que nada se parece a lo que entendemos por un paisaje minero. No hay escombreras, no vemos cielos abiertos ni maquinaria pesada. El castillete no tiene la forma a la que estamos acostumbrados y todo ello está junto al mar. Así que empezamos bien la visita, con la curiosidad palpitando y ganas de entrar y que nos cuenten.

Castillete de madera del Pozo Arnao
Castillete de madera del Pozo Arnao

Junto a la entrada, podemos ver una locomotora de vapor de la misma marca y año de fabricación que las maquinillas que trabajaron en Barruelo, solo que esta era más grande. Eleanore, un símbolo del museo.
Entramos y descubrimos con asombro la belleza de su castillete de madera. Desde el exterior no llama la atención, ya que está cubierto de placas de zinc y da el aspecto de un edificio industrial, pero nada más lejos de la realidad.

Escuchando la explicación en el museo de la mina del Pozo Arnao
Castillete de madera del Pozo Arnao

Se presenta la guía y nos lleva por el recorrido del museo explicándonos la historia de tan famoso pozo. He de decir que la musealización me ha parecido excelente. Concisa, pero llena de información y muy visual, algo que se agradece. El único pero es que, como casi todos los museos, no está pensado para grandes grupos.
Durante el recorrido nos llamaron la atención varios datos que os vamos a enumerar.
-Arnao es el primer pozo vertical de carbón de España.
-Está considerada como la primera mina de carbón de España.
-Es la única mina submarina de Europa.
-En 2015 encontraron evidencias que demuestran que allí se construyó la primera línea férrea de España.
Así que ya veis que no nos encontramos en una mina cualquiera.

Nos vuelven a dividir para bajar a las galerías originales y en un ascensor, descendemos 20 metros; el único nivel que no ha quedado inundado tras su abandono en 1915. 
La entibación de las galerías principales es de ladrillo caravista, algo poco habitual en nuestro país. La altura de las galerías originales era muy baja, así que haciendo uso de la imaginación, puedes hacerte una idea de lo que tenían que vivir esos mineros. Tras recorrer las galerías en las que nos explicaron las condiciones de trabajo, salimos al exterior al nivel del mar, por una galería que conectaba con el embarcadero, donde se cargaba el carbón en barcos para llevarlo hasta el puerto de Avilés.

Foto de grupo en la salida al embarcadero al nivel del mar
Foto de grupo en la salida al embarcadero al nivel del mar

La visita termina y estamos asombrados comprobando las diferencias con nuestras minas. Una verdadera maravilla visitar un sitio tan especial y desde el CIM de Barruelo, recomendamos a todo el mundo que se acerque porque merece la pena.


HORARIOS
del 1 de Junio al 30 de Septiembre

Martes a domingo: 10:00 a 20:00
Lunes cerrado
del 1 de Octubre al 31 de Mayo

Martes a domingo: 11:00 a 14:00 y 16:00 a 18:30
Lunes cerrado

El teléfono de información y reservas es el 985507799 y estas son las tarifas:

VISITA DEL CENTRO Y LAS GALERÍAS
Adulto individual (a partir de 15 años) 4,50 €
Niño individual (de 4 a 14 años) 2,50 €
Adulto grupo (mínimo 12 personas) 3,50 €
Niño grupo (mínimo 12 personas) 2,00 €

VISITA GUIADA AL PUEBLO DE ARNAO (s.XIX)
Precio por persona 3,00 €

Si quieres saber más sobre cualquier tema relacionado con el mundo del carbón, no dudes en venir a visitarnos al Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán. ¡Te estamos esperando!

Óliver del Nozal